Estos son los 3 tipos de sueños más comunes

Pesadillas, sueños lúcidos y sueños repetitivos, seguro tú has tenido alguno de estos. Aquí te explicamos por qué tenemos estos sueños. 

Poder volar, atravesar por situaciones embarazosas o aterradoras son algunos de los sueños más comunes. Pero al final, los expertos clasifican nuestros sueños en tres grandes categorías que permiten analizarlos. 

Pesadillas

Las pesadillas se definen ampliamente como sueños aterradores que resultan en algún grado de despertar del sueño. Los “malos sueños” se consideran una forma menos severa de pesadilla. La mayoría de las personas experimentan pesadillas a lo largo de la vida, normalmente muy raramente y, menos comúnmente, con más regularidad. Un pequeño porcentaje de la población -los estudios sugieren que alrededor del 5%- tiene pesadillas tan a menudo como una vez a la semana.

Las pesadillas pueden ser el resultado de diferentes factores desencadenantes, incluyendo el estrés, la agitación emocional y las experiencias traumáticas. Pueden ocurrir como efectos secundarios de algunos medicamentos, el uso y abuso de drogas y alcohol, y enfermedades. Las pesadillas en sí interrumpen el sueño no sólo al despertar al durmiente, sino también al provocar el temor de quedarse dormido y volver a tener un sueño perturbador.

Sueños recurrentes

Los sueños recurrentes son aquellos que reaparecen con algún patrón de regularidad. Los estudios sugieren que los sueños recurrentes pueden tener un contenido más amenazador que los sueños regulares. Las investigaciones sugieren que hay vínculos entre los sueños recurrentes y la angustia psicológica tanto en adultos como en niños.

Sueños lúcidos

Los sueños lúcidos son una forma de sueño especialmente fascinante. En los sueños lúcidos, el soñador es consciente del hecho de que está soñando, y a menudo puede manipular o controlar el sueño a medida que se desarrolla.

La investigación relaciona el sueño lúcido con niveles inusualmente elevados de actividad cerebral. Los estudios han encontrado que los soñadores lúcidos mostraron frecuencias de ondas cerebrales significativamente más altas que los soñadores no lúcidos, así como una mayor actividad en partes del lóbulo frontal. Esta área del cerebro está profundamente involucrada con la conciencia, el sentido de sí mismo, así como el lenguaje y la memoria. Los estudios de los sueños lúcidos no sólo arrojan luz sobre la mecánica del sueño, sino también sobre los fundamentos neuronales de la propia conciencia.

Los sueños parecen estar influenciados por nuestras vidas despiertas de muchas maneras. Las teorías sobre por qué soñamos incluyen aquellas que sugieren que soñar es un medio por el cual el cerebro procesa las emociones, los estímulos, los recuerdos y la información que ha sido absorbida durante el día de vigilia.

Según las investigaciones, un porcentaje significativo de las personas que aparecen en los sueños son conocidas por el soñador. Un estudio encontró que más del 48% de los personajes de los sueños eran reconocibles por su nombre para los soñadores. Otro 35% de los personajes eran identificables para los soñadores por su papel social genérico o relación, como un amigo, un médico o un oficial de policía, por ejemplo. Menos de un quinto de los personajes de los sueños, el 16%, eran irreconocibles para los soñadores.

Aunque estas clasificaciones de sueños no son las únicas que existen, son las más comunes. Esperamos que hayas aprendido por qué sueñas lo que sueñas. 

Deja un comentario